viernes, agosto 18, 2017

Santo Toribio de Mogrovejo, santo peruano-español, Arzobispo de Lima: http://rostrosdevida.blogspot.pe/2015/11/122-santo-toribio-de-mogrovejo-santo.html

Amigos:
Del magnífico blog de Fernando Barrantes Rordríguez-Larraín, les
comparto su interesante semblanza sobre Santo Toribio, al hilo de la
histórica visit de San Juan Pablo II al Perú en 1985
http://rostrosdevida.blogspot.pe/2015/11/122-santo-toribio-de-mogrovejo-santo.html

122. Santo Toribio de Mogrovejo, santo peruano-español, Arzobispo de Lima


El Papa Juan Pablo II ha rescatado de un pronunciado olvido en esta
escala que realiza en Perú, al santo y segundo Arzobispo de Lima,
Toribio de Mogrovejo, quien a fines del siglo XVI organizó a la
Iglesia Católica en la América del Sur.

El Sumo Pontífice inspirado en la obra de Santo Toribio otorgó aquí en
1985 el nombre de Virgen de la Evangelización a una talla renacentista
en madera de tamaño natural de la Madre de Dios, obra de artistas
flamencos ordenada por el emperador Carlos V de Alemania y I de
España, quien la donó a Lima por su fundación en 1535.

La artística imagen de la Virgen María durante cientos de años estuvo
colocada en el altar mayor de la catedral de Lima, hasta no hace mucho
estuvo pintada de blanco y al ser restaurada recuperó para el arte
religioso sus bellos colores flamencos.

El Vicario de Cristo, en la noche del sábado en la Plaza de Armas ante
la más grande multitud reunida jamás en el centro capitalino, ante
esta preciosa imagen, consagró el Perú a la Virgen María.

La venerada imagen mariana, antes de recibir el nombre de la Virgen de
la Evangelización y la Rosa de Oro del Vaticano y desde el sábado la
corona de patrona del Perú, de acuerdo a expertos consultados por la
AFP pudo haber sido una representación de la Virgen de Guadalupe, de
Extremadura, España, patrona de los conquistadores españoles del
imperio de los Incas.

Toribio de Mogrovejo, protector de esclavos y de indios, fue Arzobispo
de Lima entre 1581 y 1606, en este lapso realizó tres concilios con la
asistencia de los obispos de toda la región, enfrentando la oposición
en uno de ellos, la de los prelados de Cusco, Charcas y Tucumán,
situación resuelta por la humanidad del santo.

La Virgen de la Evangelización, según la tradición resaltada por el
Papa fue la imagen ante la que rezaron los obispos sudamericanos de la
época, en los concilios presididos por Santo Toribio, quien realizó
además trece sínodos arquidiocesanos y tres visitas diocesanas, que le
permitieron visitar a todo el Perú.

El célebre escritor peruano del siglo XIX, el tradicionista Ricardo
Palma, ha reconocido en Santo Toribio a un extraordinario predicador
en castellano y quechua (idioma nativo de Perú), fundador de
monasterios, asilos y provisto de excepcionales dotes humanas, al
servicio de los pobres y de los enfermos en los hospitales.

Este Santo tuvo la costumbre de cargar en sus hombros a los
moribundos, al parecer mendigos que encontraba en las calles para
darles una mejor asistencia.

Santo Toribio, un humanista de su tiempo, parece haber sido opuesto a
los extirpadores de idolatrías, con sus métodos de persecución con
perros (aperrear) a los descendientes de los incas en el momento en
que practicaban su milenaria religión, ello le trajo problemas con la
Inquisición y la corte española de su época.

Es atribuible a Santo Toribio el inicio del sincretismo religioso, que
logró que las figuras del santoral católico ocuparan el lugar de las
antiquísimas divinidades andinas, entre ellas, la Virgen María asumió
el papel reservado durante milenios a la mama pacha (madre tierra),
por lo que en Perú existe una diversidad de advocaciones marianas.

Santo Toribio de Mogrovejo, fue beatificado en 1679 por el Papa
Inocencio XI y santificado en 1727 por Benedicto XIII.

El paso del tiempo parece haber eclipsado su culto e incluso su
retrato que figura en la pinacoteca del Arzobispado de Lima es muy
poco conocido. El culto de Santo Toribio está difundido en el norte
peruano y en Lima limitado al clero, el seminario que fundó lleva su
nombre y es tal vez el único testimonio visible de su vida en la
capital peruana.

Este sacerdote español nacido en Mayorga, España en 1538 y que antes
de ser Arzobispo de Lima, estudió en la Universidad de Salamanca y en
el Colegio Mayor de San Salvador Oviedo.

En las últimas tres décadas, el difusor de la obra de Santo Toribio ha
sido el Primado de Perú, el Arzobispo de Lima, cardenal Juan
Landázuri, quien tiene la costumbre de citarlo constantemente, como el
inspirador de su labor religiosa y se cree aquí que las constantes
citas papales en referencia a este santo, es atribuible a su
influencia.

El Seminario de Santo Toribio ha sido visitado por el Sumo Pontífice
en varias oportunidades en 1985 y en esta escala que realiza el Papa
Juan Pablo II tendrá en la tarde de hoy una reunión con el clero
peruano, en donde tendrá nuevamente oportunidad de resaltar su vida,
obra y legado religioso.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Instituto de Estudios Toribianos Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger