domingo, marzo 31, 2013

IGLESIA DEDICADA A SANTO TORIBIO EN CARTAGENA (COLOMBIA)

La Iglesia de Santo Toribio de Mogrovejo es una edificación que conservan rastros de historia en cada rincón, con elementos provenientes de la época de la Colonia que la convierten en un lugar magnífico y cargado de historias. Sin embargo, esas historias hoy luchan contra un enemigo poderoso, el tiempo, que con sus marcas amenaza con destruir este tesoro de La Heroica. 

Este templo comenzó a construirse en 1666, pero quedó paralizado en sus cimientos durante algún tiempo, hasta ser terminado en su totalidad por orden de Gregorio de Molledo y Clarque a finales del siglo XVIII. Desde entonces, ha guardado algunas de las imágenes y vestigios de historia más importantes de las edificaciones de su tipo en la ciudad. 

Además de ser un deleite para la vista, la construcción de este templo se constituye en todo un tesoro arquitectónico. En la época de la colonia, era reconocida por tener las más bellas imágenes de la época y, aún hoy, conserva signos de esta imponencia en su estructura como el altar de retablo, la única pieza religiosa de Cartagena que pertenece al período barroco. 

"El retablo es de madera artesanal, tallado y enchapado en laminilla de oro", contó el actual párroco de Santo Toribio, José Fernando Álvarez Salgado, quien también explicó algunos detalles de la construcción del techo. 

"Tiene piedras de nácar auténticas. En cada tensor (son cuatro en total) están grabados los símbolos episcopales porque el patrono, Santo Toribio, que fue el segundo arzobispo de Perú".

De la disposición de la iglesia sobresale también el balcón del coro con madera tallada en sus bordes, utilizado para que estos grupos se ubicaran allí durante las ceremonias de antaño. En la actualidad se reserva solo para los eventos más solemnes, pues la falta de restauración ha hecho que permanecer en la estructura sea peligroso, por el riesgo de que la madera ceda y se ocasione un accidente.

La última vez que los elementos de Santo Toribio fueron restaurados fue en 1953, hace 60 años. El padre Álvarez precisó que posteriormente, en 1970, se hicieron algunas refacciones menores, por lo que hizo un llamado para que se proponga una nueva restauración que evite que estos tesoros desaparezcan.

"El paso del tiempo, la cercanía al mar, el comején y la humedad han hecho que la madera y las estructuras se resientan. Le falta mucho mantenimiento. Hay que cumplir esa tarea con la casa de Dios".

Haciendo énfasis en que una restauración es una tarea de la comunidad católica de Cartagena, el párroco no escatimó en su preocupación de que algo malo ocurra si esto no se hace a tiempo. 

"Creo sin exagerar que estamos en estado de emergencia. El año pasado se determinó que esto puede colapsar, lo que se puede retrasar un poco con la no utilización frecuente del aire acondicionado, pero este es un templo de cuatro siglos de antigüedad que necesita restaurarse por completo". 

Por Jeniffer Varela Rodríguez
jeniffer.varela@elheraldo.co

0 comentarios:

Publicar un comentario

Instituto de Estudios Toribianos Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger