jueves, julio 07, 2016

OLIMPO DE VIRTUDES GRACIAS A SANTO TORIBIO

En tiempos de Don Juan de Mendoza Luna, Marqués de Montesclaros

"En cuyo tiempo se trasladó desde la tierra al Cielo el día 23 de marzo del mismo año (1606) el segundo arzobispo de aquella Metrópoli Santo Toribio Alfonso Mogrovejo, dejando a todo el Reino hecho un Olimpo de virtudes con los ejemplos de su piedad, penitencia y santidad" p.121

 

Aviso histórico, político, geographico con las noticias más particulares del Perú, Tierra-Firme, Chile y Nuevo Reyno de Granada en la relación de los sucesos de 205 años..., y razón de todo lo obrado por los ingleses... / escrito... por Don Dionisio de Alcedo y Herrera

 

En Madrid: En la Oficina de Diego Miguel de Peralta, [1740].

 

http://bvirtual.bnp.gob.pe/bnp/faces/pdf/zegarra/xz_122_002.pdf VOLUMEN 122

Alcedo y Herrera, don Dionisio de: Nació en Madrid el año de 1690. Pasó a la América el de 1706 siendo muy joven con el Virrey del Perú, Marqués de Casteldosrius, a quien no pudo seguir en su viaje a Lima, por quedar enfermo en Cartagena, y arrepentido de haber pasado a la América, se volvió a embarcar en los mismos galeones del cargo del Marqués de Brenes, para volver a España, pero a poco tiempo de su salida de aquel puerto, fueron atacados por una escuadra inglesa al mando del Almirante Carlos Wager, que se apoderó de gran parte del tesoro y del gobierno del navío en que iba el autor, quien quedó prisionero con dos heridas y fue conducido a Jamaica. A los pocos días lo condujeron por Cange a Cartagena y determinó pasar allí, por tierra, al Perú, en busca del Virrey; pero cuando llegó a Quito, supo que había muerto y que estaba llamado por la Audiencia de Lima el obispo de aquella ciudad, don Diego Ladrón de Guevara; como nombrado por el Rey, en pliego secreto para el caso de vacante. Con esta noticia se presentó al Obispo, que admirado de su talento e instrucción, en tan poca edad, le nombró su secretario y poco después por uno de los cuatro ordenadores del Tribunal de Cuentas, que renunció el año de 1710, para volver a España acompañando al Obispo Virrey, que había sido separado del empleo, y quedándose en México por sus achaques y avanzada edad, envió a la Corte a don Dionisio, para vindicar su conducta en el Consejo de Indias; y habiéndose detenido en La Habana, por falta de ocasión, supo   —557→   cuando llegó a Cádiz, que había muerto el Obispo, pero siguió su comisión desempeñando la confianza, de modo que el Consejo absolvió al Virrey, en la residencia, de los cargos que se le habían hecho y el Rey premió al apoderado con el gobierno de la provincia de Canta, con facultad de poderlo beneficiar si no lo servía, como lo ejecutó por haber sido electo Diputado General a la corte, por nombramiento del Virrey, de la Audiencia, y al Consulado del Comercio, a cuyo desempeño volvió a España el año de 1724 y asistió como Ministro con voto a una junta nombrada por Su Majestad de dos Ministros, del Consejo de Castilla, dos del de Indias y dos del de Hacienda, presidida por el Secretario del despacho universal, don José Patiño, para tratar y arreglar varios asuntos importantes de la América, y en ella desempeñó con tanto aplauso los objetos de su comisión, que le dio el Rey, en premio, la Presidencia de Quito y la Comandancia General de aquel Reino, habiéndole conferido antes la encomienda de Fradel, en la orden de Santiago, por el valor con que defendió de un pirata inglés, que lo atacó en la sonda de Campeche, un cajón de alhajas de gran valor, que le había entregado el Virrey para la Reina nuestra señora. Después de concluir el tiempo de la Presidencia, volvió tercera vez a Madrid, donde le miraron como el oráculo de la América, consultándole el Rey y el Consejo de Indias, cuántos asuntos arduos ocurrían, hasta el año de 1742, que se le confirió la Presidencia de Panamá y Comandancia General del importante reino de Tierrafirme, amenazado por los ingleses, mereciendo en el oficio con que se le avisó la expresión de que le nombraba Su Majestad en las críticas circunstancias de la Guerra, porque ninguno como él podía defender aquel reino, ni cortar el comercio ilícito, fomentado por la flojedad y connivencia de los Ministros. Luego que tomó posesión de aquellos empleos, se dedicó a poner la plaza en estado de defensa, proveyéndola de artillería, tropas, víveres y municiones, dando al mismo tiempo las más activas y eficaces providencias para extinguir el contrabando; destruyó una compañía de 234 hombres sublevados en la provincia de Nata, que auxiliados y armados por los ingleses,   —558→   habían hecho armas contra las del Rey, que logró en esta acción más de quinientos mil pesos de beneficio en los efectos, artillería, casa fuerte y embarcaciones que se tomaron a los rebeldes; pero sentidos los oidores como interesados en aquel comercio y de que el Presidente no hubiese convenido en el indulto que propuso la Audiencia, lo capitularon y calumniaron con el Rey y declarándolo buen Ministro, fiel y celoso de sus reales intereses, privando de las plazas a los oidores y extinguiendo la Audiencia, fue a costa de más de quince años de trabajos, sin haber conseguido el premio de sus dilatados servicios recomendados por el Consejo de Indias y declarados por el Rey, cuyo desengaño le quitó la vida, en suma pobreza, después de tantos empleos y viajes a la América, en Madrid, el año de 1776, a la edad de 85 y se le enterró en la misma parroquia de San Sebastián, donde había sido bautizado.

Dejó escrito: Aviso Histórico, Político y Geográfico, con las noticias más particulares de la América Meridional en las Indias Occidentales en los Reinos del Perú, Tierrafirme, Chile y Nuevo Reino de Granada en la relación de 234 años desde su descubrimiento, por la cronología de los adelantos, gobernadores y virreyes de unos y otros Reinos. Y de lo obrado por las naciones extranjeras en los puertos y costas de los mares del norte y del sur. Dedicado al señor don Felipe V. Madrid año de 1740. 4.º

Compendio histórico de la provincia, partidos, ciudades, astillero, ríos y puerto de Guayaquil en las costas de la Mar del Sur. Dedicado al Rey nuestro señor en su Real y Supremo Consejo de las Indias: con licencia en Madrid por Manuel Fernández, impresor de la reverenda Cámara Apostólica, frente de la Puerta Cerrada año de 1741. 4.º

Memorial Informativo que pusieron en las reales manos del Rey nuestro señor que Dios guarde el Tribunal del Consulado de los Reyes y la Junta General del Comercio de las Provincias del Perú, sobre diferentes puntos tocantes al estado de la real hacienda y del comercio. Justificando las causas de su decaimiento, y pidiendo todas   —559→   las providencias que convienen para restablecer en su mayor aumento el real patrimonio, y en su antigua comunicación y prosperidad los comercios de España y de las Indias. Madrid año de 1723. fol.

Justificación de los asientos de Avería, Almojarifasgos y Alcabalas en satisfacción de las respuestas de los fiscales del Real Consejo de las Indias y de la Audiencia de Lima; representando a Su Majestad en el tribunal de la Junta que mandó formar para el examen y determinación de los negocios que constan del memorial informativo que presentaron el Tribunal del Consulado y la Junta General del Comercio del Perú, compuesta del ilustrísimo señor don Joseph Patiño, Comendador de Alcuezda en la orden de Alcántara, del Consejo de Su Majestad y su Presidente en el Real de Real Hacienda, superintendente general y secretario del despacho universal de esta negociación y de las Indias y marina; de los señores don Joseph de Castro Araujo y don Rodrigo Zepeda, caballero de la orden de Santo, Consejeros del Real y Supremo de Castilla y don Juan Joseph Motilva y Andueza, y don Joseph de Laisequilla del Real de las Indias, siendo secretario de ella don Juan de Legarra, oficial mayor de la Secretaría del despacho universal de marina e Indias y haciendo oficio de Relator don Joseph Cornejo, agente fiscal del Consejo de Indias; concurriendo en ella de orden de Su Majestad don Dionisio de Alcedo y Herrera, Diputado General del mismo Consulado y comercio del Perú. Madrid, año de 1726. fol.

Descripción General Geográfico-Hidrográfica y Relación Histórica y Geográfica de la Provincia de Santiago de Veragua, Panamá, con las adyacentes de Portovelo y Natá y la del Darién, que son las tres que componen el Reino de Tierrafirme, ofrecida y dedicada al Rey nuestro señor en manos del excelentísimo señor Bailío de la orden de San Juan; don fray Julián de Arriega y Rivero teniente general de las Reales Armadas Navales de Su Majestad y su secretario de Estado y del Despacho Universal de las Negociaciones de Indias y Marina. Ms. fol.

  —560→   

Descripción hidrográfica y geográfica del distrito de la Real Audiencia de Quito y de las provincias, gobiernos y corregimientos que se comprenden en su jurisdicción y las ciudades, villas y asientos que ocupan sus distritos; los caminos que conducen a sus situaciones; las distancias, montes, volcanes, valles y ríos que median de unos a otros; los climas, temperamentos, tierras, minas, frutos; comercio y trato de unas provincias con otras de dentro y fuera del Reino; los derechos que contribuyen a la real hacienda, y las consignaciones de que pagan sus tributos. Ms. fol.

Descripción de los tiempos de España en el presente siglo XVIII. Memorias del glorioso reinado del señor don Felipe V que goce de Dios; su continuación en el del señor don Carlos III el feliz, que nos prospere y guarde luz a la defensa de los dominios de Su Majestad en las Indias Occidentales. Relación del estado de los comercios. Decaimiento de los de España por los abusos, vicios e introducciones de los extranjeros y particularmente por los ingleses, en contravención a los más firmes y solemnes tratados, y sin diferencia ni distinción de los tiempos de la paz y de la guerra; y aviso a la conservación y aumento de los intereses de la monarquía en la Europa y en la América. Dedicada a Su Majestad por mano del excelentísimo señor Marqués de San Juan de Piedras Albas, grande de España de primera clase, Caballero de la orden de San General, gentilhombre de la Cámara de Su Majestad en su Consejo de Estado, y Presidente en el Real y Supremo de Indias, escrita con ocasión de estarse tratando en congreso, la negociación de poner sobre un pie igualmente ventajoso los comercios de los súbditos de las tres potencias de Versalles, Londres y Madrid. Año de 1763. Ms. fol.

Comentario anual geográfico e histórico de las guerras del presente siglo en la Europa y las Américas. Tratados de paz en los congresos de Utrech, el año de 1714; de Aquisgrán, el de 1748 y en el de Versalles, el de 1763. Y diferencia de la práctica de sus artículos y capítulos entre las Cortes de España y de Inglaterra con la religiosa,   —561→   política y puntual observancia de sus condiciones en la de Madrid y al contrario en la de Londres con la contravención de ellas a la sombra de los mismos contratos y en odio de los españoles. Ambición de sus posesiones y comercios, continuando siempre sus designios y hostilidades, en contravención de los mismos tratados, con ofensa de sus seguridades. Agravios, daños y perjuicios, de los derechos, estados e intereses de la monarquía española sin diferencia ni distinción de los tiempos de las paces con los de las guerras. Ms. fol.

Continuación del comentario anual histórico, político y geográfico y de la América Septentrional, distinguida con el nombre de Nueva España.Ms. fol.

Imagen Política, militar, histórica y geográfica. Descripción y relación de su gobierno en la Presidencia de la Real Audiencia de Panamá y Capitanía General del Reino de Tierrafirme, desde el día 8 de julio de 1743 en que tomó posesión hasta 24 de diciembre de 1749 en que fue separado. Ms. fol.

Proemio al registro hidrográfico de ambas Américas, septentrional y meridional por las costas de los dos mares, del Norte y del Sur. Ms. fol.

Proyecto para reedificar las fortificaciones de Portovelo y Chagre que destruyó el Almirante Wernon con motivo de haberle dado el Rey la Comandancia General del Reino de Tierrafirme, el año de 1742. Ms. fol.

Memorial y resumen legal y jurídico ajustado a los autos que se han seguido en el Real y Supremo Consejo de las Indias, entre doña Michaela de Ontañón, vecina de Quito, viuda de don Juan de Losaya, Caballero de la orden de Santiago, Presidente que fue de aquella Real Audiencia y don Dionisio de Alcedo y Herrera, Presidente de la misma Real Audiencia, Gobernador y Capitán General de aquella provincia, sobre la extracción y ocultación de un pliego que remitía don Juan de Goyoneche, tesorero de la serenísima señora Reina viuda doña Mariana de Neoburg, con una cuenta y 68 quilates de diamantes y un juego de gacetas para doña Juana Romo   —562→   de Córdova, vecina de aquella ciudad, ya difunta, y madre de la dicha doña Michaela. Madrid, en la Imprenta de Manuel Fernández año de 1740, fol.

Informe dado a Su Majestad de su real orden sobre las sólidas razones que hay para conservar la mina de azogue que hay en Guancabelica y se trataba de cegar. Madrid. 1724, Ms.

Presupuestos y consecuencias de la extinción de galeones para los puertos de Tierrafirme, y retardación de flotas para los de Nueva España y la continuación de registros sueltos de particulares en los tiempos de la paz como en los de la guerra. Ms. fol.

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/prosistas-de-la-colonia-siglos-xvxviii--0/html/0000bcbe-82b2-11df-acc7-002185ce6064_9.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Instituto de Estudios Toribianos Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger